miércoles, 26 de noviembre de 2008

Peter Pan y sus amigos, una gran agrupación

Miro la villa, cierro los ojos y me dejo llevar por los pensamientos. De repente una dulce melodía interrumpe en mis sentidos, ¿es mi cabeza o proviene del exterior? Abro los ojos y me doy cuenta de que viene del fondo. Me voy acercando poco a poco, cada vez la oigo más cerca. Son ellos, ¡¡Peter Pan y sus amigos!! Es la Unión Musical de Villamalea.

Esta banda manchega tiene más de 120 años, fue creada en 1885 por un maestro de escuela. Con el tiempo se fue dando a conocer en numerosas poblaciones de alrededor ya que era la única existente y en la actualidad cuenta con importantes actuaciones y competiciones dentro y fuera de Villamalea, lo que la acredita como una agrupación musical con un elevado nivel artístico.

La Unión Musical de Villamalea cuenta con una plantilla de 70 músicos, una Banda Juvenil de 45 educandos y una Big Band de 22 miembros. Asimismo, la Escuela Municipal de Música de esta población la componen más de 120 alumnos matriculados en diferentes asignaturas, tales como Solfeo, Piano, Viento-Metal, Viento-Madera, Percusión, Música y Movimiento y Guitarra.

Nuestro Peter Pan y encargado de dirigir a esta gran banda es Matías Javier Serrano Romeral, un gran profesional que lleva al frente de la agrupación desde 1988.

Los dos pilares fundamentales que caracterizan a esta agrupación son la afición y unión que hay entre sus componentes, una mezcla perfecta que tiene como resultado el gran éxito que la banda cosecha allá por donde va. El próximo día 21 de diciembre, a las 19,30 horas en la Casa de la Cultura, deleitará a la población con su extraordinario Concierto de Navidad.


Pero en toda historia de aventuras siempre hay una bruja, un monstruo… alguien que quiere evitar el éxito y la felicidad de los protagonistas, sino no sería una buena historia, ¿verdad? En este caso contamos con el gran Capitán Garfio y sus piratas, unos personajes muy peculiares que provienen de distintas direcciones: derecha, izquierda…
Este grupo malvado quiere deshacerse de Peter Pan y organizan vagas estrategias para conseguir su objetivo y hacer creer al País de Nunca Jamás de que su desaparición ha sido inevitable. Sólo les interesa ese objetivo y se dejan llevar por su maldad sin tener en cuenta el buen equipo que hace Peter Pan y sus amigos.
Pero este gran personaje es muy querido por sus amigos y no sólo tiene el apoyo de una Campanilla sino de muchas.

¡¡El Capitán Garfio y sus piratas no utilizarán su espada sin antes caer al agua!!

lunes, 24 de noviembre de 2008

El Camino de las Estrellas

Más de 850 kilómetros separan a esta pequeña población manchega de Santiago de Compostela, capital gallega, pero la historia ha querido que se unan mediante la naturaleza que entre ellas crece y se desarrolla.
Villamalea es una de las poblaciones por las que pasa una de las rutas del Camino de Santiago que discurren por nuestro país. Se trata de la Ruta de la Lana, un recorrido que se inicia en Alicante y pasa por la provincia de Albacete.

Un total de 25 etapas componen esta ruta que cruza la península desde Alicante hasta Burgos donde se incorpora al Camino Francés hasta Santiago de Compostela. Durante el recorrido se atraviesan numerosas poblaciones albaceteñas como Almansa, Alpera, Alatoz, Alcalá del Júcar, Casas Ibáñez y Villamalea, por donde abandona la provincia.

Es en la etapa siete, compuesta por 26,5 kilómetros, donde Villamalea tiene el privilegio de acoger a los numerosos peregrinos que se dejan ver por sus calles. El itinerario urbano que siguen al llegar a la población es: Calle Balsa, seguir recto; por Calle Nueva, girar a la derecha; por calle Vulcano, seguir recto; por Plaza de la Iglesia y Ayuntamiento de Villamalea, girar a la izquierda; por calle Larga hasta el Colegio Público y girar a la derecha; por calle Goya, girar a la izquierda y finalmente por Paseo del Concejo.

El llamado "Camino de Santiago" que seguían los peregrinos desde la frontera francesa para peregrinar hasta la tumba del Apóstol fue el más importante, pero no el único recorrido hasta Santiago de Compostela. Prueba de ello es la cantidad de rutas que atraviesan la península hasta la capital gallega, entre ellas la Ruta de la Lana, cuyos orígenes se remontan 1624. Así, queda demostrado que los peregrinos salían de todas las partes de la península hacia la capital gallega.

Solo me queda invitar a los amantes del ecoturismo y el senderismo a recorrer este camino, el camino de las estrellas, bien al completo o al menos en algunos de sus tramos, respetando los parajes y admirando la naturaleza, arquitectura, gastronomía, gentes y costumbres.


Más información en www.alatoz.com y www.dealbaceteasantiago.es

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Hijo predilecto

Para muchos, ya sean villamalenses o no, este lugar les ha robado el corazón. Naturaleza, tranquilidad, ocio… este paraje concentra toda una serie de características que lo hacen especial para todo aquel que lo pisa.
Se trata de San Antón, un lugar que esconde todas las maravillas que la naturaleza guarda en Villamalea. Está a tres kilómetros de la población y su principal belleza es la ermita, una singular figura que guarda siglos de antigüedad.

En los difíciles años de la Guerra Civil, este andurrial sólo estaba formado por la ermita y un nacimiento de agua que daba de beber a la mayor parte del pueblo. Esta fuente era un enorme manantial y estaba rodeada de numerosos huertos pertenecientes a vecinos de Villamalea. En aquellos tiempos no se disponía de grifos en las casas, sólo tenían un pozo en cada una de ellas para poder fregar y lavarse y tenían que ir a buscar agua para beber a las dos fuentes que tenía el pueblo. Así, en esos años arduos de escasez de agua, la fuente de San Antón se convirtió en una salvación para muchas familias, ya que las del pueblo se secaban y tenían que bajar andando o en burra a este manantial para coger agua para beber. “Eran tiempos muy duros y bajábamos con los cantaros vacíos para poder coger agua y dar de beber a nuestra familia”, cuenta Urbana Valverde, vecina de Villamalea. “Íbamos pronto a ver si cogíamos agua porque sólo había esa fuente”, añade.
El lugar estaba cuidado por una familia que vivía en la parte de atrás de la ermita, en una casa perteneciente a la misma estructura. La ermita sólo se abría cuando iban a recoger alguna imagen para subirla a la población.


Afortunadamente los tiempos fueron cambiando y sobre 1960 empezaron las primeras transformaciones del lugar. Se empezó a celebrar la romería en honor a San Isidro, unas de las fiestas mayores de la población (y que más adelante trataré), y el ayuntamiento comenzó a comprar los terrenos colindantes hasta convertirse en lo que es hoy, uno de los parajes más bellos de la comarca.
En cuanto a la custodia, son un grupo de personas conocidas como los santeros los que se encargan de cuidar el lugar y mantener todo en buen estado para todo aquel que quiera visitarlo. Hasta hoy, han pasado ya tres generaciones de santeros por la Hermandad.

En la actualidad se hace misa en la ermita, restaurada en el año 1985, en las fiestas de San Antón (enero) y en las de San Isidro (mayo) y las imágenes de los santos son transportadas en procesión desde el pueblo hasta el paraje. La fuente sigue dando vida a través del agua que nace de su naturaleza y es uno de los monumentos más característicos y bellos que se encuentran allí, pero ya no es la única ya que hay dos más. Además, la antigua casa donde vivía la familia que cuidaba del lugar se ha convertido en almacenes y en un estupendo comedor donde toda persona que quiera puede pedir las llaves a los santeros y disponer de él para cualquier comida o celebración. También cuenta con un parque, una pista deportiva, un circuito de motocross, una zona de barbacoas y un fantástico mirador en el que se puede disfrutar de los paisajes más bellos que la naturaleza de la villa proporciona.


Sin duda, San Antón se ha convertido en un símbolo único, un hijo predilecto de Villamalea, donde poder disfrutar de un día maravilloso.

¡¡Anímense y vengan a visitarlo, están todos invitados!!

lunes, 17 de noviembre de 2008

Un deporte diferente

No se trata de fútbol ni tenis, ni siquiera se necesita tener unas cualidades físicas específicas, sólo se precisa un par de bolas de acero, una de madera –boliche- y tener concentración, paciencia y resistencia muscular. Ese es el sentido de la petanca, un juego fácil que cada tarde concentra a los mayores de Villamalea en las pistas de arena del Parque de la Balsa.

Consiste en lanzar las bolas de acero intentando aproximarlas más que el contrario al boliche. Es un deporte cardiosaludable, por lo que su práctica es altamente beneficiosa para la salud de todos sus jugadores y aficionados.
Lleva practicándose en esta población desde hace más de un siglo y para los mayores se ha convertido en una actividad rutinaria donde lo que prima es la diversión.
En 2005 se constituyó oficialmente desde la Diputación de Albacete el Club de Petanca ‘La Balsa’ de Villamalea en cuyo origen se agruparon 35 socios. Actualmente, su popularidad se ha asentado de forma considerable y ya son 80 el número de seguidores que lo componen. Además, reciben una ayuda anual de la diputación de 250 euros. “Está todo bien organizado y pasamos un buen rato cada vez que nos juntamos”, cuenta Antonio Alarcón López, presidente del club.

Siempre se ha caracterizado por ser un juego tranquilo y le ha acompañado la ventaja de que puede practicarse casi en cualquier terreno de arena. Desde hace unos años se celebran, incluso, campeonatos interlocales y locales en los meses de mayo y agosto con motivo de las fiestas patronales de la población. Estas competiciones atraen a numerosos participantes de la provincia de Albacete. La participación es por parejas y la inscripción de seis euros incluye la comida y un estuche de vino de esta villa como obsequio recordatorio.

¡¡Cojan un par de bolas… y a practicar!!









viernes, 14 de noviembre de 2008

Los viñedos sonarán al ritmo de Pedro Guerra

Tras cuatro años de silencio, el cantautor canario publicó a principios de este año ‘Vidas’, un nuevo trabajo que está formado por catorce temas producidos por el propio artista. Villamalea sonará esta noche al ritmo de su nuevo disco y disfrutará de muchas de las canciones más emblemáticas de los últimos tiempos.

Aunque llevaba bastante tiempo en el mundo de la música con el grupo ‘Taller Canario’, Pedro Guerra se dio a conocer en 1994 gracias a la interpretación de varios de sus temas por otros artistas ya conocidos como Víctor Manuel o Joaquín Sabina. Un año después comenzaría su carrera en solitario con ‘Golosinas’ y desde entonces el cantautor ha acumulado numerosos éxitos con los nueve discos que lleva a su espalda.

Pedro Guerra vuelve a la escena musical con el trabajo más poético, vital y optimista de su carrera. Esta noche llega a esta población manchega donde presentará a los villamalenses sus nuevas canciones. El concierto tiene lugar en la Casa de la Cultura a las 22,30 horas y el precio de las entradas es de ocho euros en taquilla.
Foto: web oficial Pedro Guerra

Cojan la guitarra… y ¡¡que suene la música!!

video

Video: youtube

jueves, 13 de noviembre de 2008

Las huellas del tiempo


Muchas personas que conozcan o no Villamalea se preguntaran el por qué de la singularidad de este pueblo y qué atributos lo diferencian y lo hacen especial. No iríamos en buen camino si antes no hiciéramos una parada por la historia y los recuerdos que envuelven a esta población manchega.

Según los vestigios arqueológicos encontrados en sus alrededores, entre los que se encuentran restos de vasos ibéricos, los orígenes de este pueblo son de remota antigüedad. La actual nominación es originariamente árabe y significa “bonita”.
Año 1975

Durante la dominación musulmana la mayoría de los territorios, que hoy comprenden la comarca natural donde se inserta Villamalea, estaban bastante despoblados, exceptuando la zona del estrecho valle del Júcar.

A principios del siglo XIII, Alfonso VIII de Castilla reconquista la zona del Júcar en la que se encuentra este pueblo. Posteriormente, durante los siglos XIV y XV, esta localidad perteneció al Marquesado de Villena, siendo una pequeña aldea dependiente de la ‘villa de Jorquera’, una población cercana, hasta 1663 que le fue concedido el privilegio de villa alcanzando así una cierta independencia.

Finalmente, a principios del siglo XVIII, Villamalea o San Juan de Villamalea y todos los pueblos de la zona pasaron a la provincia de Cuenca hasta 1833 que se creó la provincia de Albacete con su situación actual.

Cuna del cooperativismo, esta localidad, perteneciente a la comarca de 'La Manchuela', cuenta con 4.000 habitantes y una enorme variedad de vivencias y curiosidades que se irán desglosando a lo largo de los días.

Año 2008

viernes, 7 de noviembre de 2008

Entre viñedos

El origen de los medios de comunicación se remonta a la comunicación oral, que fue la única durante milenios hasta la aparición de la escritura. Desgraciadamente, no todos los lugares del mundo tienen la posibilidad de informarse a través de éstos, bien por escasez de recursos, por inaccesibilidad o por otras razones. Villamalea, un pueblo manchego de 4.000 habitantes, sufre esta escasez de comunicación de la información. Por ello ha nacido este blog.

Los medios de comunicación nacieron con el objetivo principal de informar, en mayor medida, sobre noticias cercanas y ese es el objetivo principal de este espacio: servir a todas aquellas personas que quieran conocer esta bonita población albaceteña caracterizada, entre otras cosas, por los numerosos viñedos que la rodean.