sábado, 27 de diciembre de 2008

La noche de los Judas

¿Qué os sugiere la palabra judas? Según una de las definiciones que se recogen se trata de un hombre alevoso, traidor. Este significado hace alusión a Judas Iscariote, uno de los doce apóstoles de Jesús, el cual tenía a su cargo la custodia del dinero recolectado para los pobres, del que hurtaba algunas cantidades. Llevado por la ambición entregó a Cristo por treinta monedas de plata pero arrepentido de su acción devolvió las monedas y se ahorcó.

Pues bien, ahora que conocéis la historia podréis entender mejor la tradición de la que os voy a hablar.
En tiempos pasados las familias de Villamalea confeccionaban un muñeco relleno de paja y vestido con ropa vieja haciendo alusión a Judas. Cada uno de estos muñecos ilustraba una de las tareas o trabajos que se hacían entonces en la localidad: bolillos, ganchillo… y en una cartulina grande escribían una frase que lo identificaba. Una vez acabado se colgaba en la ventana o el balcón una noche de Semana Santa (de ahí el nombre de la noche de los judas) y al día siguiente las calles de la localidad se convertían en una exposición en la que los vecinos y visitantes podían participar. Cuando llegaba de nuevo la noche, los muñecos eran quemados en una gran hoguera.

Una de las razones por las que se seguía esta tradición era para recordar a las personas que la codicia y la traición siempre conllevan malas consecuencias.

Esta tradición, entre pagana y religiosa, es muy antigua y, desgraciadamente, es poca ya la gente que sigue vistiendo judas y colgándolos en las fiestas de Semana Santa.


*Los Judas de las fotos han sido elaborados por la Familia Lozano.

Palabras curiosas

El juego de las palabras sigue en marcha, por ello cada semana incluiré nuevas para que vayáis aprendiendo esas palabras curiosas que dan color a los días y las noches de Villamalea. ¡¡Empecemos a hablar!!

- Agrumío: encogido, abrumado. Ej. “Nos tenía a todos agrumíos”.

- Acaloramiento: subida de la temperatura corporal por una alteración nerviosa, una discusión, etc. Ej. “Después de confesarle eso me entró un acaloramiento que no te puedes ni imaginar”.

- Acorar: afligir, angustiar. Ej. “Cuando he tragado agua me acorao de una manera…”

- Agonías: personas que padece por todo. Ej. “Qué agonías eres, siempre quejándote por to”.

- Catarse: percatarse. Ej. “No se a catao de nada”.

- Cebarse: dedicarse a algo en demasía. Ej. “Está cebao con ese juego”.

- Desaforido: que va muy deprisa y con nerviosismo. Ej. “Va toda la mañana desaforido de un lado a otro”.

- Desanchao: despreocupado, desocupado. Ej. “Mira que desanchá que está con to lo que tengo que hacer yo”.

- Encerrizarse: ponerse necio, obcecarse con algo. Ej. “Está encerrizá con su labor, no descansa ni día ni noche”.

- Enforruñao: ponerse serio, enfadado, con mala cara. Ej. “Anda to el día enforruñao y no sabemos por qué”.

- Engolosinar: encapricharse de algo. Ej. “Está engolosiná perdía con ese chico”.

- Enjangostá-ao: algo que cuesta mucho de tragar o beber por ser muy pesada, especialmente porque está seca o dulce. Ej. “La tarta estaba enjangostá de tanto merengue que le habían echado”.

- Enjugascao: persona que sólo le gusta jugar. Ej. “Tiene ya veinte años y sigue enjugascao”

- Entelerío: helado, muy frío. Ej. “Nos quedamos enteleríos esperando al autobús”.

- Escagarrizá-ao: asustado, atemorizado. Ej. “Está encagarrizá por los ruidos que se oyen por la noche”.

- Escomío: se dice de una persona que se ha quedado sin comer. Ej. “Entre que la carne estaba dura y a lo otro le faltaba la sal, estoy escomía”.


Otra nueva oledada de palabras típicas de esta población, algunas más conocidas que otras. Hasta aquí llega hoy el diccionario villamalense, la semana que viene habrá más. Intenten adivinarlas, ¡¡jueguen!!

Río Cabriel a su paso por el término de Villamalea

miércoles, 17 de diciembre de 2008

mmm... ¡¡quiero más!!

No podría seguir hablando de Villamalea sin antes hacer una parada en una de sus mejores comidas. Esta población cuenta con numerosos platos típicos de la zona y que iré explicando a lo largo del año. El primer plato a servir es el gazpacho manchego, una receta que no tiene desperdicio. ¿Quieren aprender a cocinarlo? ¡¡Presten atención a los pasos!! ¡¡No se salten ninguno!!

Ingredientes para 4 personas:

- 1/2 conejo
- 1/2 pollo
- 1 cabeza de ajos
- 1/2 pimiento
- 1/4 kg. de setas
- 2 tomates
- 2 hojas de laurel
- 1 ramita de tomillo
- 1 torta de gazpacho


Paso 1: Trocear el conejo, el pollo, los tomates, los pimientos y pelar los ajos.

Paso 2: Partir la torta en trozos pequeños hasta obtener unos 4 puñados. Poner en un cazo con agua y calentar.

Paso 3: En una sartén con aceite, sofreír 2-3 minutos el conejo y el pollo. Añadir el laurel, los ajos, el tomate y el pimiento. Sofreír 5-10 minutos.

Paso 4: Añadir agua caliente y sal, y dejar cocer unos 20-25 minutos. Aparte, preparar una infusión de tomillo (una taza).

Paso 5: Añadir los trozos de la torta de gazpacho y la infusión de tomillo.

Paso 6: Lavar y trocear las setas y añadirlas a la sartén y acabar de cocer hasta que la carne esté bien tierna (unos 15 minutos).

Un secreto: Antes de servir dejar reposar 10 minutos.


Es fácil, ¿verdad? ¡¡Ahora toca ponerse manos a la obra!! ¡¡A ver que cocineros están hechos!!

lunes, 15 de diciembre de 2008

Llegó la Blanca Navidad

Y nunca mejor dicho. En el mes en el que nos encontramos, a medida que van transcurriendo los días ya se deja notar el olor de la navidad. Luces, villancicos, regalos… pero esta época del año se siente y se ve de otra manera si se le da un poquito de color, ¿verdad? ¿Qué tal el color blanco? Eso es, ya se puede decir que la nieve se ha dejado ver en esta población manchega, ya ha llegado la blanca navidad a Villamalea.


Debido a la situación en la que se encuentra esta villa, noreste de la provincia, las temperaturas se ponen el abrigo en esta época y sí se nota, sí. A veces han llegado a bajar hasta – 4º, frío, ¿verdad? Pero se suele decir que como mejor se pasa el frío es con un buen chocolate y un bonito paisaje. Pues dicho y hecho. Este fin de semana, concretamente ayer domingo, los vecinos y visitantes de la población han podido disfrutar de vistas espectaculares. Niños y mayores han salido a la calle a jugar, sí, sí, a jugar: muñecos de nieve, ángeles, trineos… y es que el frío es lo que menos importa cuando cae la nieve.


Y si la nieve deja un bonito paisaje, es más bonito el paisaje de ver a los niños y no tan niños disfrutar de un día en familia o amigos, pero siempre refrescándose con un poquito de nieve.

¡¡Nadie puede resistirse a salir a la calle, coger una bola de nieve y tirársela a alguien!!

sábado, 13 de diciembre de 2008

Seguimos con el juego de palabras...

La semana pasada puse una relación de palabras típicas que se hablan en esta población y propuse un juego para todos aquellos que quisieran aprender una forma más de hablar. ¿Lo recuerdan? ¿Acertaron muchas? Bien, esta semana seguiré con ese juego, a ver cuántas aciertan esta vez. ¡¡Vamos allá!!

- Alpeduque: calcetín. Ej. “Ahí están los alpeduques, póntelos”.

- Alredorá: alrededores de un lugar. Ej. “No se ve a nadie en toda la alredorá”.

- Alterón: lugar alto y prominente. Ej. “Al pasar aquel alterón se ve bien el pueblo vecino”.

- Amagaíco: agachado. Ej. “El niño estaba amagaico porque se escondía de sus amigos”.

- Amanar: traer, alcanzar. Ej. “Amáname el vino que me voy a beber un vaso”.

- Ande: donde. Ej. “¿Ande vas?

- Ansias: muchas ganas de hacer algo. Ej. “¡Qué ansia tiene de irse de vacaciones!”

- Añaguero: encargado de una finca. Ej. “Mi primo estuvo mucho tiempo de añaguero en la aldea”.

- Alpargate: alpargata. Ej. “El alpargate se me ha quedado pequeño”.

- Apechusque: instrumento que se necesita para algo. Ej. “Ya hemos terminado, coger los apechusques y vámonos”.

- Aporracear: golpear. Ej. “Me ha aporraceao como a los melones”.

- Arrampiezo: muchacho. Ej. “Esta mañana han venidos dos arrampiezos a comprar”.

- Arrecío: estar helado. Ej. “Con tanto frío nos hemos quedado arrecíos”.

- Arrestrojao: quemado por el sol. Ej. Se ha tirao todo el día en el campo y trae la piel arrestrojá”.

- Arrumaque: adorno. Ej. “La casa tiene muebles con muchos arrumaques”.

- Asayar: probar, ensayar. Ej. “No hagas más probaturas, que eres un asayante”.

- Asentarse: sentarse. Ej. “Asiéntate ahí que tenemos que esperar a tu primo”.

- Asorratao: estresado. Ej. “Vas todo el día asorratao”.

- Atacaeras: cordones de los zapatos. Ej. Átate las atacaeras que te vas a caer.

- Ataero: cuerda corta. Ej. “Tráeme un ataero que voy a atar al perro”.

- Atiborrarse: llenarse, hartarse de algo. Ej. Estoy llena, me he atiborrado de chorizos”.

- Avío: comida que se lleva al campo. Ej. “No se si llevo bastante avío para todos”.

- Azá: azada. Ej. “Saca el azá que voy a plantar este árbol”.


Tapen la definición e intenten adivinar el significado de cada palabra. ¡¡Es fácil!! ¡¡A jugar!!

lunes, 8 de diciembre de 2008

Del campo a la televisión

En la actualidad las familias se juntan alrededor de la mesa para ver la televisión, se reúnen en la sala de estar para disfrutar de esa serie tan famosa que retransmiten por la noche, o esa película que estrenan. ¡Cómo ha cambiado la vida!

En los años 1960-1970 las familias villamalenses al completo luchaban y trabajaban sin descanso para poder subsistir. La fuente principal de dinero era el campo. Una de las cosechas más tradicionales y bonitas era la del azafrán, de la que hablaré hoy.
En aquellos tiempos su cultivo permitía a muchas familias poder conseguir unos ingresos adicionales a otras actividades agrícolas que llevaban a cabo. Poseían pequeñas explotaciones que ayudaban en la economía familiar.

Frío, sueño, duro trabajo… una serie de condiciones que tenían que aguantar cada mañana para conseguir la riqueza que este cultivo generaba. Quizás se pregunten en qué consistía este trabajo de recolección del azafrán. Para los que ya lo conocen les ayudaré a recordarlo y para los que aún no lo saben, ésta es una buena oportunidad para ello. ¡Presten atención!


La siembra tenía lugar entre los meses de junio y julio, y para ello se hacían unas franjas de unos 20 cm. de profundidad y se iban depositando los bulbos en dos hileras paralelas dentro de cada surco. Posteriormente, una vez sembrado, entre finales de octubre y principios de noviembre se realizaba la cosecha. La rosa, que florece al amanecer, debía permanecer lo menos posible en el tallo ya que se marchitaba, por lo que eran recolectadas entre la madrugada y las diez de la mañana. Ésta se echaba en grandes cestos de pleita y mimbre. “Se echaba en unos cestos grandes para que no se aplastase”, cuenta Ana Lozano, propietaria de un cultivo de azafrán en Villamalea.
Una vez recolectadas, a lo largo del día, las familias se reunían alrededor de la mesa y disfrutaban de la mejor película: separaban los estigmas de la flor (lo que se llama mondar la rosa), que era lo que finalmente se vendía, y después los tostaban en la lumbre (hoguera) en los llamados cedazos harineros, unos utensilios redondos formados por una estructura circular de madera y una base de tela fina de seda. La diferencia es que la película no era retransmitida por televisión sino por el campo y ellos eran los propios actores.

Para un kilo de azafrán, en condiciones para ser consumido, se necesitan 85.000 flores, lo cual da la pauta de lo trabajosa que resulta esta labor. El azafrán pertenece a la familia de las Iridáceas y es la especie culinaria más cara del mundo. Actualmente se utiliza en especies farmacéuticas y como materia colorante en la industria textil, química y alimentaria.

Existen grandes diferencias entre el azafrán de ‘La Mancha’ al del resto del mundo, debido al proceso tradicional de monda y de tueste de manera natural, que hace que con el estigma del azafrán no se mezclen otras partes de la flor, como ocurre con los azafranes del resto del mundo. Este proceso provoca un poder colorante y aromático de un 40 o 50% por encima de cualquier otro azafrán del mundo. Todos estos factores hacen que el azafrán de Castilla-La Mancha tenga un precio muy superior al del resto del mundo, lo que hace que le sea muy difícil competir con el resto. Concretamente, el azafrán de la región puede alcanzar un precio de 1.100 o 1.200 euros por kilogramo.



Desafortunadamente, se teme por su desaparición. Pocas son ya las familias que mantienen cultivos de esta especie y las ventas se han dispersado entre comerciantes y almacenistas que lo preparan para la venta y exportación.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Arte y destreza mental, todo en uno

Para algunas personas solamente el hecho de enhebrar una aguja les resulta una tarea difícil. ‘El mundo de los hilos’ engloba una enorme variedad de técnicas de coser pero muy poca gente las lleva a cabo todas. Bien porque no saben, porque no les interesa o simplemente porque no han pensado si les gusta o no.
A medida que la sociedad ha ido evolucionando muchas técnicas de coser se han ido perdiendo. En la actualidad poca gente joven cose por hobby, por afición. Atrás han quedado esas niñas que seguían a sus madres y abuelas y aprendían desde muy pequeñas a bordar, hacer ganchillo, hacer encaje de bolillos… Pero no sólo hay malas noticias para este arte. Afortunadamente, muchas de esas niñas, que hace más de 50 años aprendieron, siguen elaborando maravillosas prendas con el hilo y el arte de sus manos.

Hoy, nos centraremos en el encaje de bolillos, un tejido ornamental elaborado a mano y considerado junto con el de aguja el único tipo de encaje auténtico. Este arte deriva del macramé, una labor de aguja de origen árabe, y de las técnicas de torneado utilizadas en la realización de borlas decorativas como remate de telas aunque su origen es incierto.

¿Les parece interesante? ¿Les gustaría aprender? ¡¡Tomen nota!!

Para elaborar el encaje se utilizan unos pequeños husos de madera de boj llamados bolillos y una almohadilla cilíndrica o cuadrada denominada mundillo que se apoya sobre las rodillas o sobre un trípode. A la almohadilla se fija un patrón de papel en el que está dibujado el diseño y por encima de éste se sujetan con alfileres los hilos (es recomendable plastificar el patrón para que no se rompa y poder hincar mejor las agujas). A continuación, se cogen las puntas de los hilos enrollados en los bolillos y se entrecruzan y anudan alrededor de los alfileres que la artesana encajera va clavando sobre el patrón. De esta forma, las hebras van pasando unas por encima de otras trenzándose, entrecruzándose y torneándose a voluntad hasta llegar al final del papel.

El resultado, sin duda, auténticas obras de arte. Toallas, guantes, centros de mesa, cortinas… un sinfín de prendas y adornos que ‘te dejan con la boca abierta’.
Parece fácil pero es un auténtico espectáculo ver cómo las manos de estas mujeres diseñan tan peculiares prendas.

Ana Pérez Borja, vecina de Villamalea, aprendió esta técnica desde muy pequeñita pero al tiempo dejó de practicarla, hasta hace seis años que se puso de nuevo ‘manos a la obra’ y se apuntó al taller de encaje de bolillos de esta población manchega. En total son quince mujeres las que lo forman y están dirigidas por una profesora que les da clases dos veces a la semana. Se trata de un grupo de aficionadas que, a pesar de todo lo que ha evolucionado la vida, siguen fieles a este arte que aprendieron de pequeñas. Asisten a numerosas concentraciones dentro y fuera de la provincia de Albacete y hacia el mes de mayo celebran una en esta población que llega a congregar a más de 100 mujeres. “El día que vienen da gusto ver a tanta mujer haciendo encaje de bolillos”, cuenta Ana.


Esta aficionada de 70 años explica los numerosos pedidos que tiene y se siente orgullosa de ello. “Tengo muchos pedidos, a todas las bodas que voy les regalo una liga a las novias”. Asimismo, confiesa que todo lo hace por las noches y que es un entretenimiento muy bueno.

¿Cuál es el secreto de este arte? No tiene. Todo lo hacen las manos.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Juego de palabras

Cada lugar, cada rincón, aunque sea del mismo país o de la misma región, siempre guarda expresiones o palabras que lo caracterizan y lo hacen especial. Villamalea, situado al noroeste de la provincia de Albacete, esconde numerosos términos nacidos de sus raíces históricas y que en la actualidad se siguen empleando por sus habitantes.

Os propongo un juego. Tapen la definición de cada palabra e intenten adivinar su significado. ¿Se atreven? ¡¡Allá vamos!! ¡¡Comenzamos!!

- Abujero: agujero. Es un vulgarismo.

- Acoquinar: pagar

- Aguacharse: estar lleno de agua. Ej. “La sopa está aguachá, no esta buena”.

- Aguaera: bolsas o cestas para llevar los cántaros en las caballerías.

- Aguarrillas: aguaeras pequeñas para llevar, por ejemplo, en la moto o en bicicleta.

- Ainas: casi, por poco. Ej. “Iba tan deprisa con la moto que ainas me caigo”.

- Alberillos: albericoques verdes que se comen tal cual o después de echarlos en agua con sal.

- Aldones: faldones. Ej. “Métete los aldones que pareces un adán”.

- Almorzá: conjunto de algo que se coge de una vez. Ej. “Échale una almorzá de hojas a la hoguera”.
- Ascuas: Restos de la leña que se quema en las hogueras y que está al rojo vivo. Ej. "En esas ascuas se pueden asar buenas chuletas".

- Barchilla: medida de capacidad equivalente a medio almud o un cuarto de fanega. Ej. “En la cámara tengo la media fanega y la barchilla”.

- Barraquera: lloro continuado y exagerado. Ej. “Menuda barraquera cogió porque no le habían comprao la muñeca”.

- Beborrear: beber sin conocimiento. Ej. “Su madre le dijo que no estuviera todo el día beborrerando por ahí”.

- Bobanilla: muñeca de la mano. También se dice obanilla o gobanilla. Ej. “Me duele la bobanilla de tanto coser”.

- Bocaillos: dulces típicos de Semana Santa.

- Boja: Montón de hojas que caen de los pinos.


¿Habéis acertado muchas? Es fácil, ¿verdad? Más adelante expondré más palabras típicas de esta población manchega. Ahora, ¡¡a estudiarlas!! Jajaja.