martes, 10 de marzo de 2009

Nuestros mayores siempre presentes

Hoy les hablaré de uno de los servicios más importantes con los que cuenta la población de Villamalea para atender y ayudar a nuestros mayores. Se trata del Centro de Estancias Diurnas que cada día atiende a veinte personas.

Este centro ofrece una atención integral a aquellas personas mayores que tienen una situación de dependencia o necesitan atención de tipo terapéutico, rehabilitador, etc. y que, por cualquier motivo, no pueden ser atendidas en sus casas.


Entre todos los servicios que ofrece destacan mejorar el nivel de autonomía de los usuarios y favorecer la permanencia de las personas mayores en su entorno familiar. Asimismo, cuenta desarrolla programas especializados de actividades como terapia para la prevención, mantenimiento y recuperación de las habilidades básicas para las actividades de la vida diaria, seguimiento de los tratamientos médicos, servicios de cuidado e higiene personal, realización de actividades participativas que favorezcan el desarrollo socio-cultural y comida y atención a las necesidades nutricionales. También se prestan servicios de fisioterapia, atención médica y sanitaria, etc.



Por otro lado, periódicamente, se informa a los familiares sobre la situación, evolución y adaptación del usuario como, por ejemplo, los cuidados que precisa.

El centro cuenta con un vehículo adaptado para el transporte de usuarios con movilidad reducida, por lo que se transporta con facilidad a los usuarios y está integrado por una directora, una fisioterapia, una terapeuta ocupacional, dos auxiliares de hogar y dos auxiliares de geriatría.

Este servicio fue inaugurado en 2005 con el anterior alcalde de la población, Jacinto López Descalzo. Seguramente Villamalea ya contaría con un nuevo y muy importante servicio para nuestros mayores, la residencia, aprobada en el 2007 pero paralizada por el actual gobierno. Nuestros mayores tendrán que esperar a los 10.000 m2 prometidos que aún estan por localizar. ¿Cuántos años tendrán que esperar?

1 comentario:

Ainhoa Delgado Fernández dijo...

Me alegra saber que sigue habiendo gente que ayuda a los que más lo necesitan. Es una de las mejores virtudes del ser humano y en los últimos tiempos esta característica está en vía de extinción.
Un besete Virgi,


Ainhoa.